LOS OBJETIVOS EN LOS NEGOCIOS

Muchas veces movidos por la necesidad, por la urgencia, por la situación del momento o porque simplemente estamos orientados más a la acción, nos lanzamos de lleno en un negocio a ver cómo nos va, a ver cómo sorteamos los problemas que se nos presenten en el camino. Esto está bien en cierta manera y hasta cierto momento.

Sin embargo, es necesario y obligatorio hacer una pausa. Despejarnos de todas las preocupaciones y quehaceres diarios, tomar un papel  y un lápiz y plantearnos hacia donde vamos, donde queremos llegar con nuestro negocio de aquí a un año, a tres años o a cinco años. Qué nos gustaría lograr, cuánto nos gustaría vender, cuántos ingresos nos gustaría generar mensualmente, trimestralmente o anualmente. 

Cuando realizamos esta actividad, estamos estableciendo los objetivos para nuestro negocio.

Los objetivos son los logros que queremos alcanzar en un determinado tiempo, es el destino final que definimos para llegar, son las metas a conseguir. Un negocio sin objetivos no tiene posibilidad de crecimiento y morirá en cualquier momento. Un negocio sin objetivos es igual que una vida sin sentido, está herido de muerte. Un negocio con objetivos posibilita el éxito de un negocio. Un negocio con objetivos nos impulsa a continuar adelante aunque las cosas vayan mal en el presente. Un negocio con objetivos crece y se multiplica. Un negocio con objetivos es la única vía para sobrevivir en el tiempo al mercado competitivo actual.

¿Cómo plantear los objetivos?

Los objetivos deben cumplir los siguientes requisitos:

1.- Deben ser concretos, orientados a la acción. No es válido decir: queremos ser el mejor negocio. Eso es muy genérico. Es necesario escribir cómo llegaremos a ser un mejor negocio. Incrementar nuestras ventas, reducir costos, aumentar la producción, etc.

2.- Deben establecerse indicadores cuantitativos. Peter Drucker, el gurú de los negocios, decía que lo que no se puede medir, no se puede mejorar. Por tanto, es imprescindible que nuestros objetivos se encuentren expresados en algún término cuantitativo, sea en cantidad o en porcentaje. Por ejemplo: crecer un 3% en participación de mercado, generar  $20,000 en ventas mensuales. Esta práctica facilitará determinar si se han cumplido los objetivos o no.

3.- Establecer objetivos a corto, a mediano y a largo plazo. No alcanza con plantear los objetivos solamente y luego olvidarnos de ellos. Es importante delimitar el tiempo y el espacio en que se cumplirán estos objetivos. Esto depende mucho si nuestros objetivos serán mensuales, trimestrales (corto plazo), semestrales, anuales (mediano plazo) o bienales, quinquenales (largo plazo). El mundo de los negocios se reduce a tres etapas básicas; planificación, ejecución y evaluación. En el mundo de los negocios tienes que preguntarte: ¿qué queremos lograr? ¿cómo lo vamos a lograr? ¿cuándo lo vamos a lograr?. 

Así nomás funciona.

Nos vemos en el próximo post,



LOS OBJETIVOS EN LOS NEGOCIOS LOS OBJETIVOS EN LOS NEGOCIOS Reviewed by Fernando Morón Sequeiros on 23:52 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.